-->

Mejillones con salsa de tomate picante

by - 6/05/2014

Vamos a preparar hoy unos estupendos mejillones en salsa de tomate picante.



Los mejillones denominados como el "marisco de los pobres" que a mí personalmente me encantan y es un producto con el cual podemos hacer gran variedad de recetas.

Los mejillones o también denominados en zonas de América del Sur como (Choros) es un molusco bivalvo, que podemos encontrar en todas las épocas del año, ya que son muy económicos y como os decía se pueden utilizar en gran variedad de platos por su versatilidad.

Los podemos encontrar frescos, envasados al vacío, en lata, congelados....

Los mejillones son una fuente de vitaminas y minerales esenciales.
Destacando el gran aporte de hierro, Vitamina C y fósforo entre otros.


Os enseño hoy esta receta que es súper fácil, y que en casa siempre triunfa cuándo la preparo... Nos encanta la salsita, que luego con un trocito de pan, no puedes parar... está realmente deliciosa.

Suelo ponerlos como entrante en algunas comidas o cenas, y se tarda muy poco en hacer.

Esta salsita es picante, pero como siempre, si no os gustara el picante o van a comer los más peques, sin ningún problema, no se le pone la cayena y quedaría una salsa sencilla de tomate.

Seguro que os encantarán.


Comenzamos.






Ingredientes:

Para 4 personas


  • 1 Kg de mejillones frescos.
  • 1 Cebolla.
  • 2 Ajos.
  • 1 Bote pequeño de tomate triturado.
  • Una cucharadita de harina.
  • 1 o 2 Cayenas.
  • 1/2 vasito de vino blanco.
  • 1 Hoja de laurel.
  • 1/2 cucharadita de pimentón.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.


Preparación:


Lo primero que haremos, será limpiar muy bien los mejillones con agua fría, y les quitaremos todos los pelillos e impurezas que tengan.

Ponemos una cazuela con un poco de agua (como un vaso grande) y coceremos los mejillones unos 5 minutos con la tapa, hasta ver que se abren.

Sacamos los mejillones, y reservamos el agua de su cocción.

En una sartén un poco onda, añadiremos un chorro de aceite de oliva y ponemos a calentar.

Picaremos la cebolla, los ajos y el pimiento verde.

Cuándo el aceite esté caliente, añadimos la cebolla y el ajo con una pizca de sal y dejaremos que se poche a fuego medio para que no se nos queme.

Seguidamente añadimos el pimiento en trocitos pequeños y rehogamos todo.

Cuándo estén las verduras en su punto bien pochaditas, añadimos la 1/2 cucharadita de pimentón fuera del fuego (ya sea picante o dulce) yo en mi caso dulce, ya que luego le añadiremos la cayena, pero si os gusta súper picante se lo añadimos picante y la cucharadita de harina, que esto hará que espese un poco.

Rehogamos muy bien y lo ponemos al fuego de nuevo y dejamos 1 o dos minutos para que se haga la harina.... y añadimos ahora el 1/2 vasito de vino blanco... subimos el fuego para que reduzca el alcohol.

Ponemos las cayena y la hoja de laurel. 

Incorporamos ahora el tomate triturado y dos o tres cucharadas soperas del líquido de cocer los mejillones con un poco de sal...

Esta salsa la dejaremos que se haga a fuego medio-bajo durante unos 30 minutos, hasta ver que reduce a la mitad.

Removemos de vez en cuándo para que no se nos pegue.

Mientras nuestra salsa se reduce y toma buen sabor, quitaremos una de las cáscaras de los mejillones, e iremos colocándolos en una bandeja.

Nota: La salsa, si la queremos muy fina la pasaremos por el chino, pero en mi caso nos gusta así al natural.

Ponemos la salsa con los mejillones y ya estarán preparados para tomar.

Se pueden comer calientes, o bien fríos, de las dos maneras estarán muy ricos.

Os aconsejo que compréis una buena barra de pan, y un buen vinito blanco muy frío.




Espero que os guste.




TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

  1. Me encanta tus mejillones, qué ricos deben estar!! on el tomate y un poquito de cayena, vamos de pecado!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una muy buena reta par disfrutar de los mejillones. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar

Gracias por participar

Print Friendly and PDF

Sígueme por Instagram... caceroladas