-->

Fabada Asturiana

by - 4/11/2013


Hoy os traigo un plato que nunca puede faltar en el recetario de una casa. La Fabada Asturiana. Un clásico de nuestra gastronomía, contundente donde los haya.



Es típico de invierno, aunque se prepara en todos las épocas del año.

Es para mí una de las joyas de nuestra gastronomía, y su elaboración es muy sencilla y de resultado espectacular....



La forma de cocinar este plato es muy simple, aunque no fácil. Influye mucho no desalar bien las carnes, y hay que cocer a fuego lento. Incluso es recomendable aprovechar el mismo agua donde se has dejado en remojo, ya que recoge muchos nutrientes que las fabes desprenden.


Un primer plato lleno de buenas propiedades alimenticias, y que nos gustará a todos.


Comenzamos.








Ingredientes:


  • 300 grs de fabes grandes.
  • 150 grs de panceta curada.
  • 1 Chorizo Asturiano.
  • 1 Morcilla Asturiana.
  • 3 hebras de azafrán.
  • Sal.



Preparación:

Lo primero que haremos será lavar bien las fabes, y dejarlas en remojo la noche de antes.

Para su preparación, colocaremos en una cazuela a ser posible baja, las fabes con el agua que hemos utilizado para su remojo, y si es necesario un poco más, ya que tiene que cubrirlas dos o tres dedos.

Ponemos a cocer a fuego alto, hasta que rompa a hervir. Seguidamente introduciremos la morcilla, la panceta y el chorizo, previamente pinchadas para que no se revienten. "procuraremos mantenerlas en la cocción por encima de las judías".

Quitaremos toda la espuma que salga, y así también eliminamos el exceso de grasa e impurezas.

Dejaremos que cueza 1/2 hora aproximadamente a fuego alto, e introducimos unas hebras de azafrán. 

Nota: También podéis calentar una pizca de aceite, y sofreír un poco de pimentón dulce, con cuidado de no quemarlo.... y se introduce en el guiso.

Bajamos la temperatura de la cocción, y dejaremos 2 horas y media a fuego lento. Rectificaremos de sal.


En este transcurso de tiempo, introduciremos 2 ó 3 veces un poco de agua, para espantar a las judías ( esto rompe su hervor, pero mejora su cocción ).

Las moveremos con cuchara de palo, con mucho cuidado para no romperlas. Yo directamente remuevo la cazuela.

Transcurrido el tiempo de cocción, probaremos las judías, y si están ya blanditas, apartaremos del fuego y dejaremos reposar.

Sacamos la carne, y partiremos en trozos. 

Ahora toca disfrutar.....





Espero que os guste.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentarios

Gracias por participar

Print Friendly and PDF

Sígueme por Instagram... caceroladas